Tetas, lactancia y emociones

Te proponemos hacer un viaje en el tiempo… ¿Recuerdas cuando empezaron a crecer tus pechos? ¿Cómo te sentías? ¿Recibiste algún tipo de comentario que te molestó? ¿En algún momento sentiste vergüenza por cómo se estaba desarrollando tu cuerpo? ¿Tu entorno fomentó que te sintieras a gusto con tus pechos o quizá tenías que taparte constantemente?

Puede ser que alguna de estas preguntas te remueva o que incluso a día de hoy tu comportamiento se vea condicionado como consecuencia de esas vivencias, ¿te lo habías planteado?

Sin ningún lugar a dudas los pechos, las tetas, los senos, los melones, las peras, las lolas… Y un sinfín de maneras diferentes de llamar a esta parte de nuestro cuerpo, pocas veces pasan desapercibidos, de hecho, pasan por la cosificación del cuerpo femenino, y la mayoría de veces los relacionamos con un tema sexual o erótico, o incluso se utilizan como reclamo publicitario. Aprendemos para qué y cómo funciona el páncreas, el hígado, el sistema digestivo… Pero, ¿y los pechos? ¿Cuándo se nos enseña o se nos muestra la función biológica de nuestros pechos? ¿Qué referentes de mujeres lactando libremente tenemos? ¿Cuántas muñecas hemos visto dando o tomando pecho?

¿Quieres seguir leyendo? Entra en el Blog de LactApp y descubre nuestro nuevo post.